Para demasiados hombres, afeitarse significa utilizar cuchillas desechables y una espuma cualquiera, proceder en 5-10 minutos, y salir corriendo a seguir con el ritmo del día. Y tu piel, claro, lo acaba notando. Granitos y cortes, pelos encarnados, irritación en el cuello… ¿no crees que ha llegado el momento de cambiar? Tienes que pasarte al afeitado tracicional.

    Pero el cambio, en ocasiones, no mira hacia delante… sino hacia atrás. ¡Nuestros abuelos tenían la clave! ¡Sigue leyendo y descubre todos los secretos del afeitado clásico!

    ¿Qué es el afeitado tradicional o clásico?

    Es lo que tu padre o tu abuelo llamaban simplemente “afeitado”: brocha, jabón y maquinilla de afeitar o cuchilla. Piensa en ellos. Recupera el recuerdo. ¿A que siempre van/iban perfectamente afeitados? ¿A que la hora del afeitado era un momento especial que atrapaba tu atención de niño?

    Eso es lo que te invitamos a recuperar. Porque te va a dar muchísimo más que nostalgia: el afeitado clásico te ofrece muchas más ventajas de las que imaginas.

    ¿Por qué pasarse al afeitado clásico? Ventajas del afeitado tradicional

    Los tiempos modernos nos han empujado hacia el fast shaving, que podríamos llamar también “afeitado industrial”, o incluso “afeitado basura”. Masivo, rápido, despersonalizado. Frente a esto, el afeitado clásico te ofrece 5 regalos:

    1 – El afeitado clásico es una opción ecológica

    Afeitado industrial significa producción industrial. Fábricas sintetizando toneladas de gel de calidad justa y enviándose por palés a cada supermercado de cada ciudad. Millones de maquinillas de plástico fabricándose y desechándose cada día… Es insostenible. E innecesario. El afeitado tradicional implica una producción y unos deshechos muy inferiores, y un mayor respeto por el medio ambiente.

    Ni siquiera se trata de que muchos de los mejores fabricantes de jabones y cremas de afeitado utilicen productos naturales y producciones limpias o incluso artesanales para crear sus productos: es que los jabones tradicionales generan mucha más espuma.

    En cuanto a las hojas, una maquinilla de afeitar tradicional te durará toda la vida: simplemente has de cambiar las cuchillas cuando sea necesario. ¡Adiós al plástico!

    2 – El afeitado clásico te hará ahorrar

    De la mano de la ecología va el ahorro personal. El primer pensamiento es que el afeitado tradicional es caro. ¡Pero es justo lo contrario!

    Una maquinilla desechable puedes usarla dos, tres veces como mucho. ¿Cuánto cuesta cada bolsa de 5 o de 10? ¿Cuántas debes comprar al año? ¿Cuánto gasto suponen al cabo de cinco o diez años? 

    Da igual la marca que compres: haz las cuentas y verás que rápidamente has superado el coste de una buena maquinilla de afeitar clásica que te durará toda la vida. ¿Y el coste de los recambios de cuchillas? ¡Incluso en las mejores marcas las hojas no cuestan más de 10-20 céntimos cada una!

    Lo mismo ocurre con los jabones de afeitado: al producir más espuma con menos cantidad, se prolonga su duración, resultando en un producto más económico.

    3 – El afeitado tradicional apura sin irritación

    El mensaje con el que nos impactan los publicistas de las grandes marcas de maquinillas desechables es que “más cuchillas dan un mejor apurado”. Pero eso no es del todo cierto. 

    El problema de las cuchillas múltiples es que estiran el pelo antes de cortarlo, y acaban cortando demasiado. Entonces, el vello tiende a quedar atrapado bajo la piel, encarnado, y esto lleva a esa irritación persistente, molestísima y desagradable llamada pseudofoliculitis barbae, que afecta especialmente al cuello.

    Con una maquinilla tradicional, con hoja de doble filo y peine cerrado, conseguirás un afeitado limpio y sencillo, sin tirones en la piel, y sin irritación ni protuberancias capilares.

    ¿Cómo se nos pudo ocurrir cambiar una cosa por otra?

    4 – Calidad de los productos de afeitado

    La calidad de un producto es importante. Mayor calidad significa ventajas, que mejoran nuestro afeitado de forma sensible.

    En las maquinillas se hace evidente en la firmeza del agarre, en el peso que nos ayuda a un afeitado sencillo, en la delicadeza del corte.

    Pero en jabones y cremas es todavía más visible. Y es que, por necesidades de fabricación, los jabones y geles de afeitado baratos hidratan poco. Empiezas a afeitarte por una mejilla, y cuando llegas a la otra el jabón ya está medio reseco y cuarteado.

    Eso es malo para la piel y para el vello, dificulta el corte, y facilita la irritación de la piel.

    Un buen jabón de afeitado tradicional, con su abundante espuma y sus ingredientes cuidadosamente seleccionados, hidrata y protege la piel, y prepara el vello para un afeitado limpio y perfecto.

    ¡Sólo hay que probarlo para darse cuenta!

    5 – El placer de lo masculino

    Abandonar el fast shaving para regresar al afeitado clásico o tradicional significa recuperar tu propio tiempo, tu propio espacio. Recuperar esa imagen de tu padre o tu abuelo, llenando el lavabo con agua caliente y aromas masculinos inconfundibles. Y abandonar para siempre la idea de que el afeitado es una molestia que debes acabar rápido. 

    El afeitado y cuidado facial es una necesidad para todo hombre, tenga el estilo que tenga. ¡Convirtámosla de nuevo en un placer!

    ¿Qué necesito para conseguir un afeitado clásico o tradicional?

    En Gifts&Care hemos preparado aquí un set ideal para dar el salto. Te traemos una marca de afeitado muy especial: Phoenix Artisan, una referencia estadounidense singular, que conjuga una excepcional calidad con un estilo retro-pop que convierte cada producto en una pieza de coleccionismo por sí mismo.

    La Brocha de afeitar clásica

    En una brocha de afeitar buscamos suavidad. Por eso el pelo de tejón ha sido uno de los materiales más utilizados. Pero, en un mundo que cuida del medio ambiente, las alternativas sintéticas son esenciales. Por eso la brocha de afeitar sintética Solar Flare de Phoenix Artisan es una opción perfecta.

    Su pelo sintético imita a la perfección el pelo de tejón sin necesidad de dañar un solo animal. Cada fibra es extra suave, higiénica, muy fácil de limpiar, y su diseño está pensando para un beneficio doble: máxima capacidad de generar espuma, y máxima comodidad de manejo gracias a su forma ergonómica.

    Afeitado tradicional, brochas de afeitar

    El Jabón de afeitar

    Vamos a jugar en serio, y a apostar por el mejor jabón de afeitado. En Phoenix Artisan se han pasado años investigando, en busca de la fórmula óptima que limpie y deje el rostro suave y perfumado. 

    Y la han encontrado. Se llamada Crown King 6 (CK-6), y contiene mantecas y aceites esenciales de productos como la manteca de Kokum, de Karité, de Cupuacu, y muchos otros vegetales. El resultado es una fragancia incomparable, y unas propiedades nutrientes, hidratantes y balsámicas fuera de lo común.

    Si le sumas los matices y los extraordinarios diseños vintage de jabones de afeitar como el Astra Planeta o el John Frum, ¡tienes un jabón único!

    Afeitado clásico, jabón de afeitar

    La Maquinilla de afeitar manual

    Phoenix Artisan nos trae una maquinilla perfecta para iniciarse en el afeitado clásico. La Alpha Ecliptic Slant es un homenaje a la maquinilla clásica Walbusch & Sohnes Humpback, fabricada en el elegante aluminio 7075 del diseño original.

    maquinilla de afeitar tradicional

    Su peso y su diseño están pensados para facilitar el afeitado todo lo posible, perfección sin esfuerzo. Para veteranos, es una nueva sensación. Para recién llegados, es la mejor forma de introducirse en el afeitado clásico. 

    Aunque, si quieres considerar otras opciones, aquí tenemos una guía para elegir la mejor maquinilla de afeitar clásica.

    El After-shave

    En Phoenix Artisan se han obsesionado con dos factores a la hora de elaborar sus fórmulas de aftershave. 

    Primero, la hidratación y recuperación. Un buen aftershave debe ayudar a calmar y reparar la piel, sin resecarla ni promover la irritación.

    Segundo, los aromas. Son vitales: será la huella que dejarás allá por donde pases tras tu afeitado. La base aromática del tabaco siempre está presente, porque no la hay más masculina, pero ellos van más allá, creando notas sorprendentes que te acompañan todo el día.

    after shave

    ¿Quizá toques de madera, e incluso ligeros matices alcohólicos, como en el aftershave Astra Planeta?

    ¿O más bien notas de cedro, ámbar gris y almizcle que resalte tu masculinidad, como en el aftershave John Frum?

    Entonces, ¿abandonamos el fast shaving y volvemos al afeitado tradicional?

    No tiene sentido seguir con una actividad que es cara, contaminante y agobiante. Mejor convertirla en una actividad económica, limpia, razonable, placentera. Mejor redescubrir el placer del cuidado masculino con estos u otros productos imprescindibles para el afeitado clásico.

    Es hora de pensar en el futuro volviendo al pasado.

    ¡Es hora de volver al afeitado tradicional!